mano-bengala-gratitud

Gratitud es un sentimiento de apreciación que sacude e invade tu corazón. Un momento maravilloso para conectar con tu visión y atraer más de eso a tu vida.

Sin embargo, no todos la utilizamos bien y hemos caído en la trampa.

Hace unos días al volver a casa en coche me puse a pensar en la trampa de la gratitud.

Hoy es el día de Acción de Gracias. Es un bonito día para reflexionar y apreciar todo lo bueno que nos rodea. Quizá la sonrisa de tu hijo, los rayos del sol, una vista preciosa del mar, el apoyo de una amiga que está lejos.

Estamos rodeados de tanto ruido y obligaciones que no prestamos atención ni interés a las cosas que realmente importan, las que nos hacen crecer; que generalmente son las que cuestan menos dinero.

¿Y si algunas de nosotras  hemos caído en la trampa de la gratitud?

Yo he pasado por ella y te puedo asegurar que es confusa, silenciosa, te hace dudar y si no te das cuenta puede paralizarte en tu camino hacia el éxito o acabar con muchos de tus sueños.

Te cuento por qué.

Veníamos de pasar la tarde con un amigo que está en un momento personal un poco complicado. Se ha separado de su mujer, ha tenido que volver a casa de su madre y en su trabajo tampoco se encuentra bien ya que trabaja con ella y además hace algo que no le gusta.

Al entrar en casa, su madre viene a mí y lo primero que hace es entablar tema conversación  tipo “hijo, ex-mujer y lo impredecible de la vida”.

Yo la dejo que se desfogue, cuando de repente me dice:

– “Hay que estar agradecido ya que por lo menos tiene trabajo”.

¿Comorrrrr? – Me saltó la luz roja y pensé-

– ¿Estar agradecido por estar rodeado de gente que te trata sin respeto y haciendo algo que no te gusta?

No sé, pero no es mi definición de agradecimiento.

Ese comentario rechinó en mí y me di cuenta de las veces que caemos en la trampa de estar agradecidos.

Yo le hubiese dicho ¡Genial ! es un buen momento para buscar otro trabajo con mejores condiciones y hacer algo que te guste”.

Sin embargo, él ya tenía muy interiorizado que debe de estar agradecido por conservar el puesto a pesar de encontrarse mal allí.

¿Cuántas veces has oído decir a alguien o a ti misma…?

  • Tienes que estar agradecido porque por lo menos tienes trabajo, cuando odias tu trabajo
  • Tienes que estar agradecido porque por lo menos tienes un sueldo fijo, cuando tu sueldo es una miseria
  • Tengo que estar agradecido porque mi coche aún funciona, cuando necesito un coche mejor de acuerdo a mis necesidades
  • Tienes que estar agradecido porque tu pareja es fiel, cuando tu relación es una mierda

Por naturaleza el ser humano busca mejorar en todos los aspectos de su vida: en sus relaciones, en su vida laboral, en los negocios, en el amor y por desgracia no lo hacemos.  No lo hacemos por no parecer egoístas y codiciosos ante los demás.

Y ahí está. La trampa de la gratitud es esa:

CREER QUE ERES EGOISTA Y CODICIOSA Y TOMAR MENOS DE LA VIDA DE LO QUE REALMENTE DESEAS Y TE MERECES

por pensar que no “debes” querer ser mejor y tener más, por intentar avanzar, por tomar el control de tu vida y tomar el camino hacia tu felicidad. Estamos tan preocupados por lo que puedan decir los demás que no nos permitimos luchar por nuestros sueños.

No dejes que eso ocurra.

Sé agradecida TODOS los días y aprecia las cosas que ocurren en tu vida. Álvaro Lopez te cuenta los beneficios de agradecer y cómo hacerlo.

Si son positivas, celébralas y si son negativas, cambia su enfoque y actúa para convertirlas en algo bueno.

Y ahora  me toca  a mi  decir MUCHAS GRACIAS por estar ahí y leerme en mis comienzos. Tu apoyo muy importante para mí.

contacto-unabrazo

P.D Si te ha resultado útil el post, te agradecería muchísimo que lo compartieras con tus redes sociales. Así llegaremos a muchas más personas y el mundo será un poquito mejor.

2 Comentarios

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.